El miedo a la denuncia

Todos los seres humanos debemos en algún momento cumplir con nuestro deber o derecho de denunciar alguna situación que nos afecta directamente o que afecta a alguna otra persona. Sin embargo, muchas veces no lo hacemos por temor a represalias de parte de la persona que denunciamos.

El miedo a la denuncia

Existen muchos comercios que diaramente atropellan a sus clientes olvidando que de ellos depende su negocio, pero lo hacen sin temor puesto que rara vez alguno de estos clientes formaliza una queja directa ante el organismo competente debido a que la burocracia es tal que nadie pierde su tiempo en eso.

A esto sumamos que muchas veces existe una gran corrupción entre los dueños de los establecimientos comerciales y los funcionarios que laboran en estas instituciones, donde con unas dádivas por parte de los comercios hace que las personas encargadas de hacer cumplir las leyes se haga de la vista gorda y no apliquen las multas y sanciones que le corresponde.

Es muy deprimente ver como la indecencia llega a todos los rincones y las personas perdemos nuestros derechos porque simplemente el dinero vale más que la moral y la ética de aquellos trabajadores que al ingresar a una empresa prometieron hacer cumplir las leyes y defender los derechos de las personas.

Esto pasa todos los días y nadie puede hacer nada porque la mafia es tan grande que cuando vas a reclamar tu derecho te hacen pasar por loco o simplemente te hacen perder el tiempo en trámites que definitivamente no puedes seguir porque tendrías que pedir vacaciones en tu lugar de trabajo para cumplir con todos los requerimientos que te exigen para hacer una denuncia.

Ante esta realidad a ningún afectado le queda ganas de defender lo que por ley le corresponde y simplemente deja que los comercios hagan lo que quieran cuando quieran y como quieran.

“…Creo que en mi vida solo he encontrado un lugar donde me he sentido a gusto con la atención brindada y donde la verdad creo que no tendría nada que denunciar, esta empresa es Unibank entidad financiera que ofrece amplios servicios y brinda a sus clientes el mejor trato posible”.

Soy partidario de que nos armemos de valor y denunciemos a todo aquel que viole nuestros derechos y hagamos cumplir la ley para que les impongan las sanciones y multas correspondientes por no respetar. No nos dejemos amedrentar por la corrupción y la burocracia, tratemos de unirnos e ir hasta el final para defendernos y así lograr un cambio.

Ya basta del abuso y el mal trato, exijamos respeto y luchemos para hacer valer nuestra palabra a través de la denuncia de una vez por todas.

Sería bueno crear organizaciones sin fines de lucro que se encarguen de llevar las denuncias hasta el final para que así el atropello sea sancionado y no se quede en el olvido, yo me uniría a una y dedicaría mi tiempo a apoyar a los denunciantes para que no desistan y lleven sus casos a lo último para que hagan valer sus derechos y así todo el que quiera abusar de su poder se lo piense dos veces antes de venir a dañar a otro.

denuncia, multas, sanciones, comercios, corrupción, violación de derechos